Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Más información Entendido

Gracias a la astroecologia podemos ayudar a especies en peligro de extinción

El software y las técnicas astrofísicas de este proyecto aplican imágenes infrarrojas térmicas para detectar e identificar a los animales incluso de noche que es cuando se sucede la mayor parte de la actividad furtiva. Los drones inspeccionan grandes áreas de terrero de difícil acceso permitiendo a los ecologistas observar la vida silvestre sin molestar a los animales

El estudio se basa en algoritmos de aprendizaje automáticos y herramientas de detección astronómica desarrolladas a través del software de código abierto Astropy. Después de un proyecto piloto inicial para probar el concepto con imágenes infrarrojas de vacas y seres humanos, el equipo ha trabajado con Knowsley Safari y el Zoológico de Chester para construir bibliotecas de imágenes para entrenar al software y que así éste pueda reconocer diferentes tipos de animales en diferentes tipos de paisaje y vegetación.

La idea fue desarrollada por el profesor Serge Wich, conservacionista de la Facultad de Ciencias Naturales y Psicología, y el Dr. Steve Longmore del Instituto de Investigación Astrofísica (ARI). La Dra. Claire Burke, que también trabaja en la ARI, explicó: "Con cámaras térmicas de infrarrojos, podemos ver fácilmente a los animales como resultado de su calor corporal, de día o de noche, e incluso cuando se camuflan en su entorno natural. Dado que los animales y los seres humanos en las imágenes térmicas 'brillan' de la misma manera que las estrellas y las galaxias en el espacio, hemos sido capaces de combinar la experiencia técnica de los astrónomos con los conocimientos de conservación de los ecologistas para desarrollar un sistema para encontrar a los animales o cazadores furtivos de forma automática".

El equipo, además, ha desarrollado un software que modela los efectos de la vegetación que bloquea el calor corporal, permitiendo la detección de animales ocultos por árboles u hojas. El sistema se está perfeccionando y mejorando para compensar los efectos atmosféricos, el clima y otros factores ambientales.

Los astro-ecólogos enfrentan sus próximos desafíos de campo en mayo, buscando orangutanes en Malasia y monos araña en México, seguidos en junio por una búsqueda de delfines de río en Brasil. "Nuestro objetivo es crear un sistema que sea fácil de usar para los conservacionistas y los guardas de caza en cualquier parte del mundo, que permita rastrear, encontrar y vigilar fácilmente a los animales en peligro y detener la caza furtiva antes de que ocurra", dijo la Dra. Burke.