Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Más información Entendido

noticias 2019 Gartner Virtualización IA SaaS

Mas allá del 2019

Publicado el 19 de febrero de 2019

Mas allá del 2019

En diciembre de 2018, Gartner publicó sus predicciones acerca de cuáles serían las principales tendencias para 2019 en el área de Infraestructura y Operaciones. Algunos de estos vaticinios tienen un horizonte temporal más allá de este año, por lo que intentaremos desde aquí usarlos para plantear el escenario que se nos presenta en los próximos años.

En algunos casos, las tendencias identificadas no son completamente nuevas, pero si que tienen matices que, desde nuestra opinión, es conveniente matizar.

Virtualización / SaaS:

En este sentido la virtualización es uno de los paradigmas que cada año se renuevan y la tendencia es hacia la “defunción” en un plazo próximo de los data centers tradicionales. La predicción apuesta porque, en seis años, la infraestructura se encontrará virtualizada en un 80% de las empresas. El SaaS, es parte de esta hipótesis por cuanto estará ligada a la virtualización, no sólo de la infraestructura física sino de las capas superiores hasta incluir la capa de aplicación.

Esto implica comenzar desde este momento a imaginar el cambio cultural que implicará, por cuanto sus departamentos de IT han de estar preparado para contar con un marco de trabajo marcado con SLAs con quien ofrezca este servicio. En los tiempos en que este servicio se proporcionaba internamente nos valía el término “best effort”. Pero esto ya no es suficiente. Las organizaciones que cuenten con un marco actual de seguimiento del servicio basado en SLAs internos estarán mejor preparadas. Cada insatisfacción con el servicio detectada implica revisar si está teniendo su reflejo en los SLAs ya que, en caso contrario, habrán de ser replanteados. Además, estos SLAs no pueden estar basados en mediciones que no sean completamente automatizadas. La intervención del factor humano es algo que sólo puede inducir a interpretaciones y malentendidos. En este sentido, la obtención de estos SLAs en base a un sistema de ticketing de una forma automática, conocida y compartida es crítico. Además, y puesto que el nicho de prestadores de servicio de calidad será reducido, la estandarización de estos SLAs es fundamental. Los grandes actores de este mercado no podrán manejar una diversidad de acuerdos con sus clientes. Y si lo hacen, el esfuerzo de gestión de los mismos implicará su fin a corto plazo.

En cuanto al SaaS, las capas intermedias de infraestructura con su diversidad de elementos de configuración (BBDD, SSOO, etc.) serán desplazadas a las capas de infraestructuras, siendo el último eslabón a migrar el de aplicación. La “pequeña aldea gala” de las aplicaciones resistirá mientras en ella pueda resistir el elemento diferenciador con la competencia. Para el resto de aplicaciones que no formen parte de esta ventaja competitiva, la tendencia será la migración hacia ERPs de mercado, que verán su público objetivo incrementado.

Computación en el extremo (Edge Computing) / IoT

Aquí tenemos otra vieja conocida (acompañada de la explosión de datos del IoT) y se predice un incremento en el tratamiento de los datos de los IoT cerca de donde se procesan.

Pero esta ingente cantidad de datos generada por el IoT implica varias cosas.

Entre ellas, el que cada vez es un objetivo más ansiado por hackers. Descubierta una vulnerabilidad, ésta es extensiva a multitud de dispositivos similares y el daño puede ser considerable.

Por otro lado, y si bien los datos se procesan en el extremo, la parte de los mismos que puede ser tratado de forma centralizada por las empresas que los generan, exige unas capacidades analíticas formidables. Es imperativo contar con las herramientas que puedan gestionarlo y con una cultura analítica interna que sepan hacerse preguntas no triviales. Las oportunidades que pueden surgir de un equipo de mentalidad inquieta puede generar una explosión de oportunidades de negocio. Ya le llamemos Data Warehouse, Business Intelligence, Inteligencia Artificial, etc. la analítica de los datos está aquí para avanzar.

Agilidad de la red:

Tanto por la necesidad de la virtualización, como por la explosión del IoT, la correcta gestión de la capacidad de la red así como la protección a todos los niveles de la misma, implicará una mayor vigilancia de las capacidades y de perfiles que impidan el acceso no autorizado a estos datos. No podemos contar con el factor de seguridad que contábamos por la privacidad física anterior. La ciberseguridad tendrá que seguir siendo una prioridad de las empresas si no quieren verse afectados sus activos digitales.

Nueva cultura:

El cambio en las organizaciones de IT siempre ha sido continuo. Pero la agilidad de los cambios se acelera tanto, que al carecer de experiencias previas, algunos de los cambio habrán de ser probados por parte de unos equipos y evitados en otros. La situación será similar a los test A/B realizados en la usabilidad de la web.

Por otro lado, los equipos han de olvidarse de aquello que pueda ser automatizado. Las capacidades de gestión se aplicarán sobre los propios sistemas automatizados de gestión. La gestión del talento es crítica y ha de responder a unas necesidades en el que los entornos están interconectados.

Las islas de gestión y de conocimiento serán desterradas porque no se habrán adaptado a los nuevos tiempos.